lunes, 20 de marzo de 2017

BREVE HISTORIA DE LA HUMANIDAD



                El simio bajó del árbol desoyendo los consejos de los ancianos.

                -Si lo haces, no tendrás remedio -le advertían.

                -Pronto olvidarás cómo se trepa. Los dedos de tus pies se atrofiarán -le avisaban.

                -¿Qué va a ser de ti lejos de casa, mono, qué va a ser de ti? -le cantaron.

                Pero era el simio más listo del grupo y veía con claridad el futuro. Se irguió soberbio sobre sus dos pies y amagó un gesto desdeñoso de adiós con las manos recién liberadas. El futuro era suyo. Una tropilla de inadaptados lo siguió sin mucha convicción.

                Pasaron los siglos y la estirpe de los monos sabios prosperó. Descubrieron el fuego, fabricaron armas de madera, construyeron barcos y casas.

                Un día, el más listo de los monos listos, se sintió cansado, añorante. Quería descansar a la sombra de un árbol, filosofar, y quizá, aunque no lo supiera, ansiaba regresar a sus orígenes. Prescindir para siempre de la corbata. Acercarse al cielo por la escalera torcida de un tronco. Columpiarse despreocupado de rama en rama. Sentirse un poco aéreo. Disfrutar siendo espulgado. Buscó y buscó, pero sus ancestros se habían extinguido y ya no quedaban árboles. Solo vio ceniza de hogueras, madera consumida en barcos y casas, en papel. En armas inservibles.


                Se le hizo la noche. Miró a la luna, su yerma vastedad,  y en ella vio el espejo donde se reflejaba el  futuro de la Tierra. Era como si el muerto satélite dijera: Fui lo que eras. Serás lo que soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada