lunes, 13 de febrero de 2017

TRAVESÍA



                Su oficio seguía siendo el mismo: trasladar pasajeros de una orilla a otra. Pero algo había cambiado: la barca era diferente, más grande, y no siempre de madera. En ocasiones el viaje se hacía en viejos barcos de metal o en lanchas hinchables. Muchas veces él no pilotaba, sino que ataba el timón en la dirección exacta a la isla y se quedaba en tierra. Estaba muy mayor y el mar no era de fiar: prefería los ríos. Pero no podía quejarse, regentaba un negocio floreciente. 
            
            Otra cosa había cambiado: sus clientes estaban convencidos de que iban al paraíso en vez de al infierno. Él no los desengañaba.


                Y tampoco nunca les revelaba su verdadero nombre: Caronte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada